viernes, 25 de junio de 2010

'In The loop': una de las mejores comedias de humor inteligente de los últimos tiempos

Las críticas de David P. "Davicine": In the loop


In the loop es la película perfecta para los fans del humor británico y, en particular, de la serie The Office, algo lógico teniéndo en cuenta que se trata de una producción inglesa de la BBC, dirigida por un inglés de origen italiano, Armando Iannucci.

La película arranca de una forma inesperada, cuando el Presidente de los Estados Unidos y el Primer Ministro británico deciden iniciar una guerra, aunque esta vez prometen ser rápidos. Pero ya sabemos como es ésto de la guerra, y ni el general estadounidense Miller, interpretado por el gran Gandolfini, ni el Secretario de Estado británico para el desarrollo internacional, Simon Foster, creen que pueda ser así, aunque éste respaldará accidentalmente la acción militar en prime time en televisión,  ganándose sin quererlo muchos amigos en Washington, DC. 

De esta peculiar forma nos presentan como los ministros tienen menos poder que sus asesores de prensa, nos cuenta los entresijos de los gobiernos, y como se puede gestar la acción menos deseada con tan sólo quererlo una persona. Un simple error verbal trasladará toda la tensión mundial a los Estados Unidos, donde todo el mundo se enfrentará ante una guerra que no nos narran y unos enemigos que desconocemos. Desde ahí se sucederán una serie de enredos con grandes diálogos, recordándo en ocasiones una fusión de la serie The Office con un toque de House, donde los discursos irreverentes y  frenéticos se entrelazan con enredos y viajes internacionales, carreras por los pasillos, todo aderezado con comentarios irónicos, mordaces y, ante todo, humor made in England.

Una forma de hacer reflexionar a quienes crean todavía en el sistema político, pues se sorprenderán al ver como pueden cambiar las cosas ante una metedura de pata.

Si esperáis ver quien interpreta a los presidentes os llevaréis una desilusión, pues ante tanto desorden no necesitan plasmar la imagen de ninguno de ellos para generar este caos mundial, y nos mostrarán, desde dentro, los intentos de los menos importantes por dejarse ver y lograr "promocionar" en el tan difícil panorama político.

El reparto es de excepción, con actores que hacía tiempo que no veíamos en pantalla, pero que saben como llenarla, destacando  Peter Capaldi, que da vida al asesor del primer ministro británico, recordándonos al Dr. House por su mal genio y por tener siempre una palabra malsonante en la punta de la lengua. Pero si un actor hay que destacar, con poca tiempo en pantalla pero gran presencia, es James Gandolfini, quien logra un complejo personaje a la altura del que le dió la fama, en los Soprano.

Lo único que se echa en falta es continuidad en los diálogos, pues en el país de origen de la cinta serán capaces de seguirlo a la perfección, pero en ocasiones nos perdemos al no conocer algunas de las personas o situaciones citadas en la película, aunque eso no quita que estemos ante una de las mejores comedias de humor inteligente de los últimos tiempos, en una era en la que el humor absurdo y vulgar están a la orden del día, y estando rodada en estilo documental ayuda a incrementar su verosimilitud.

Una película imprescindíble en la que el director, Armando Iannucci, se acerca al gran Kubrick de ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú.

La edición empleada para la crítica ha sido editada en mayo por Avalon.

votar

1 comentarios:

Daniela Campos dijo...

Creo que es una película increíble, con toques políticos, destacando el trabajo de Armando Iannucci quien escribió el guión, el mismo que dirige la serie Veep de HBO. Además he leído que es de las mejores películas.

 
Directorio de Blogs de cine Mi Ping en TotalPing.comdirectorio de blogsdirectorio y promoción de blogs