martes, 19 de julio de 2016

Crítica de 'Un monstruo en mi puerta' ('A girl at my door'): Nada es lo que parece

Las críticas de David Pérez "Davicine"Un monstruo en mi puerta (A girl at my door) 

Crítica de 'Un monstruo en mi puerta' ('A girl at my door'): Nada es lo que parece

Protagonizada por Doona Bae (El Atlas de las Nubes y El destino de Júpiter) y Kim Sae-ron (El hombre sin pasado), Un monstruo en mi puerta supone el debut en el largometraje de July Jung, película con la que ha logrado el reconocimiento instantáneo por parte de la prensa especializada como una de las directoras más prometedoras de Corea del Sur. 

En Un monstruo en mi puerta Young-nam (Doona Bae), una prometedora graduada de la academia de policía, termina siendo trasladada a una pequeña localidad costera por su mala conducta. En su primer día en la aldea se encuentra con Do-hee (Kim Sae-ron), una joven melancólica de carácter difícil, a la que tendrá que cuidar cuando su abuela muere en un accidente y queda a cargo de su abusivo padre. Young-nam deja que Do-hee se quede en su casa, pero pronto descubre que su apariencia ingenua esconde un aterrador misterio.

Un monstruo en mi puerta es capaz de desarrollar con sutileza y mucha intriga varias subtramas que poco a poco acaparan más relevancia. Lo que parecía una mera historia de intriga en un pueblo se transforma en mucho más, pero que no coja a nadie por sorpresa no encontrarse ante una película de terror coreana tras este potente título y una trama que parece ocultar algo siniestro. Esto no debe ser un impedimento para disfrutar de esta intrigante y tensa a la par que perturbadora película. July Jung, una de las pocas escritoras y directoras coreanas, revela cuidadosamente la vulnerabilidad de las mujeres jóvenes a través de los problemas sociales contemporáneos como la violencia doméstica, el abandono y la homosexualidad, con hueco incluso para la pedofilia. Es normal que muchos dramas se vean en la necesidad de hacernos sentir incómodos al tratar ciertos temas, y Un monstruo en mi puerta no se anda por las ramas.

Equiparar la homosexualidad con la pedofilia no es nada nuevo, y puede que veamos menos esa equiparación cuando se trata de mujeres, pero eso no quiere decir que no se produzca, y Un monstruo en mi puerta nos lleva a un escenario perfecto para desarrollarlo, logrando hacernos sentir incómodos, ya sea con los despiadados golpes que recibe Do-hee, el extraño momento en la bañera entre ella y Young-nam, o cuando Do-hee comparte una detallada escena con su padrastro, que genera mucho más respeto y malestar que cualquier escena de terror que podamos imaginar.

La película cuenta con grandes actuaciones de Doona Bae Kim Sae-ron, quienes son capaces de arrojar con credibilidad luz sobre estos temas que suelen ser tabús. Cuando las dos mujeres comienzan a convivir, son capaces de investigar íntimamente sus propios y conflictivos pasados. El alcoholismo afecta a Young-nam a lo largo de la historia, y sirve de sedante para ayudar a dormir y olvidar su oscuro pasado. A pesar de no incidir demasiado en el pasado de Young-nam, sí que conseguimos apreciar y sentir los problemas de la joven gracias a una interpretación magnífica de Bae, con silenciosos primeros planos mientras toma una copa después tras una dura jornada, o con los ojos cerrados mientras disfruta de un baño, quedando patente la vulnerabilidad que siente por su pasado. De nuevo, como se ha visto en muchas películas asiáticas en la historia del séptimo arte, el silencio se convierte en un personaje más, y aporta a la película más que muchos diálogos, siendo Doona Bae capaz de expresar mucho sin decir nada.

Kim Sae-ron, por su parte, se maneja en pantalla con soltura a pesar de su juventud, y recae sobre ella una gran parte de la tensión y dramas de la película, interpretando con veracidad un personaje maltratado que va más allá de ser una mera victima. Acompañamos a Kim en sus viajes emocionales quedando patente que ya no queda inocencia en esta niña. De la ternura a la lástima, de la compasión al odio, pasamos por muchos estados y sentimientos hacia su personaje, augurando un gran futuro a esta joven actriz.

Y el tercer protagonista, el silencio, aporta tensión en largos planos que nos atrapan de principio a fin y contrasta con las escenas en las que el padrastro y su madre no paran de insultar y maltratar a Do-hee, con una violencia que en vez de romper el ritmo y anular algunos argumentos secundarios, lo que hace es desarrollar con gran maestría y de forma más profunda a los personajes principales y secundarios.

Un monstruo en mi puerta es una película tensa e intensa con la clara intención de poner de relieve las injusticias que ocurren en manos del alcoholismo y el abuso doméstico, y aunque estemos preparados para descubrir que nada es lo que parece, nada nos prepara para el desenlace.

Nota: La película ha sido visionada en Blu-ray gracias a Mediatres Estudio con motivo de su lanzamiento en DVD y Blu-ray.

votar

 
Directorio de Blogs de cine Mi Ping en TotalPing.comdirectorio de blogsdirectorio y promoción de blogs