miércoles, 13 de julio de 2016

Crítica de 'Ice age: El gran cataclismo': Nueva aventura repleta de personajes

Las críticas de Óscar M.: Ice age: El gran cataclismo

Crítica de 'Ice age: El gran cataclismo': Nueva aventura repleta de personajes

Llegamos a la quinta entrega de la saga que comenzó con La edad del hielo y titulada Ice age: El gran cataclismo, la cual continúa con el esquema de sus anteriores secuelas, pero con una nueva aventura del grupo liderado por Manny y Diego, al que se añaden más personajes.

Tras enfrentarse al deshielo, los dinosaurios y la formación de los continentes, esta quinta aventura de la saga llega a los cines como un capítulo más de la franquicia, con escasos síntomas de agotamiento, donde el grupo tiene que permanecer unido y sobrevivir a una nueva amenaza: la caída de un meteorito que puede acabar con todas las especies de La Tierra.

En esta ocasión, El gran cataclismo recurre a la recuperación de un personaje de una entrega anterior que vuelve a unirse al grupo clásico de la saga. De esta forma, volvemos a ver a Buck, con su característico parche (el cual apareció por primera ver en El origen de los dinosaurios y no estuvo en La formación de los continentes) y al que pone voz Simon Pegg.

Como ya viene siendo habitual en la saga, la película sigue casi esquemáticamente la fórmula de las anteriores entregas, con la única innovación del cambio de amenaza sobre el grupo. A pesar de que el protagonismo y la historia central recae en el mamut Manny y el tigre dientes de sable Diego (con el problema familiar del jefe de la manada, que ahora debe enfrentarse a la futura boda de su pequeña hija), es Sid, el perezoso quien realmente consigue atraer la atención del público, provocando constantemente la sonrisa con sus locas aventuras.

En esta secuela, Sid encuentra el amor, como ya lo han hecho el resto de sus compañeros de viaje en anteriores películas de la saga. La vida amorosa del solitario perezoso tiene un papel importante dentro de su historia particular, ofreciendo escenas bastante divertidas en comparación con el drama que arrastra siempre Manny.

Por su parte, la independiente ardilla Scrat (cuyas aventuras en paralelo a la acción principal sirven de enlace y conexión con la trama, así como de puente entre las escenas) protagoniza una de las secuencias más divertidas, en esta ocasión en el espacio, dejando claro su protagonismo particular sin apenas mascullar una sílaba.

Respecto a la animación y el dibujo también se aprecian mejorías en comparación con las primeras entregas, sobre todo en el pelaje de los animales, en los fondos y los efectos especiales de agua y fuego, normalmente un detalle que ofrece poco realismo en el cine de animación.

Esta quinta entrega tiene el humor más repartido, manteniendo el buen nivel que consiguió la cuarta parte (la más divertida de la saga, junto con la primera), con guiños y detalles no sólo para el público infantil, aunque éste también tendrán su ración de bromas, caídas y golpes de lo más entretenidos.

Ice age: El gran cataclismo confirma la buena salud de la saga, manteniendo el esquema argumental y añadiendo más y más personajes al grupo, demostrando que es una franquicia totalmente establecida y en constante ampliación.

votar

 
Directorio de Blogs de cine Mi Ping en TotalPing.comdirectorio de blogsdirectorio y promoción de blogs