jueves, 14 de julio de 2016

Crítica de 'Election: La noche de las bestias': Versión afroamericana repleta de palabrotas

Las críticas de Óscar M.: Election: La noche de las bestias

Crítica de 'Election: La noche de las bestias': Versión afroamericana repleta de palabrotas

Si en la segunda parte de la saga de The purge teníamos una versión eminentemente latina, con actores procedentes de las diferentes nacionalidades de América del sur y ambientada en Los Ángeles, ahora llega el turno de la versión afroamericana, llamada Election: La noche de las bestias y situada en Washington.

Es lo único destacable de esta tercera entrega, un reparto casi al completo formado por actores de raza negra (para dejar bien claro que son los blancos los culpables del invento de La purga) y la facilidad del director para provocar el sobresalto en el espectador en los momentos más inesperados, así como colocar la cámara en ángulos poco habituales o incluir planos con encuadres novedosos.

El resto, confirma que la saga no tiene futuro si se sigue estrenando una película al año, puesto quedando patente la falta de tiempo para desarrollar las ideas y lo apresurado de la producción, con diálogos repetitivos (un personaje llega a pedir unas quince veces una chocolatina, sin moverse del sitio), poco afortunados (como que un personaje le diga a otro "alguien quiere matarte" cuando la trama se desarrolla en la noche de la purga) y unos abrumadores silencios que ponen en evidencia al guión firmado por el propio director James DeMonaco.

Nadie puede negar que el argumento esté siendo repetitivo, las películas que forman la (hasta ahora) trilogía tienen, casi siempre, una buena idea que, desafortunadamente, no se desarrolla como debería: La primera parte (hasta el tramo final) era bastante entretenida y original, la segunda situaba la acción fuera de un domicilio para no caer en la rutina y (precisamente, el final) era la parte más innovadora, mientras que esta tercera entrega tiene como protagonistas (muy secundarios) a los Padres fundadores de la Purga, pero repite el esquema argumental de la anterior.

El principal problema de la saga de La purga (por mucho que en la distribuidora española se compliquen la vida con las traducciones de los títulos) es que los espectadores siempre van por delante de los personajes en el argumento. De esta forma, no hay capacidad de sorpresa, porque las acciones de los actores son tan previsibles que dan ganas de gritar a la pantalla que son estúpidos.

Y, aunque es más que evidente que hay que poner en peligro a los personajes para que avance la trama, detalles como salir de un lugar seguro para "ir a defender la tienda" es un acto tan reprochable como el del niño de la primera parte, que salía de su escondite para "explorar" una casa llena de asesinos. El espectador pierde, en ese momento, la poca simpatía que tenía por los personajes, porque está claro que hacen las cosas sin el más mínimo sentido lógico.

Por otra parte, Election: La noche de las bestias, tiene (incomprensiblemente) los diálogos rellenos con constantes palabrotas (insultos y apelativos), algo, a todas luces, innecesario para que la película sea calificada para adultos, teniendo en cuenta que la cantidad de sangre (digital) mostrada en pantalla ya era más que suficiente para que recibiera dicha calificación.

La secuela recupera al actor Frank Grillo (repitiendo el papel de la segunda parte), sin mostrar la más mínima evolución para el personaje, sorprende con el fichaje de Elizabeth Mitchell (a la que muchos recordarán de la serie Perdidos) como la senadora que está dispuesta a terminar con la purga anual, pero es una lástima que el resto de personajes no estén lo suficientemente desarrollados (como el de Betty Gabriel) o sean meros objetivos (para ambos bandos) en movimiento.

Con Election: La noche de las bestias queda claro que el problema no es el ajustado presupuesto que tienen las películas de la saga, es más necesario que el guionista tenga el tiempo suficiente para desarrollar las ideas principales en condiciones y sin prisas o la saga sólo puede ir de mal a peor.

votar

 
Directorio de Blogs de cine Mi Ping en TotalPing.comdirectorio de blogsdirectorio y promoción de blogs