martes, 17 de mayo de 2016

Crítica de 'X-men: Apocalipsis': Correcta y entretenida aventura

Las críticas de Óscar M.: X-men: Apocalipsis


Llega a las pantallas de los cines una nueva entrega de la saga X-men, la sexta película ambientada en el grupo de mutantes más famosos de Marvel, con el nada agradable título de X-men: Apocalipsis.

La saga X-men ya ha sufrido altibajos anteriormente (los seguidores más fieles recordarán lo poco satisfactoria que fue X-men: La decisión final), pero X-men: Apocalipsis no es uno de ellos. Es inevitable que haya que compararla con otras producciones anteriores de la saga, pero la película tiene entidad y consistencia propia como para poder analizarla por separado.

Esta nueva secuela es consecuente con su pasado y con su futuro (incluso se permite el necesario lujo de reírse de la propia franquicia), a pesar de estar por debajo de X-men: Días del futuro pasado (porque la historia era más entretenida), está al nivel de X-men: Primera generación y de las dos primeras entregas de la saga dirigidas por Bryan Singer.

El guión es más que correcto y entretiene, aunque, como ya sucedía con el de X-men: Primera generación, es demasiado complaciente con la audiencia: se centra en que las cosas que tienen que suceder, sucedan, sin más vueltas de hoja, como la aparición de Lobezno o la resolución final. Todo encaja a la perfección en el guión.

La historia explota poco a los protagonistas de las dos primeras entregas de esta peculiar trilogía, y se centra en la incorporación de nuevos personajes (o, al menos, con nuevas caras) como Tormenta, Rondador nocturno, Ángel, Jean Grey o Cíclope, estableciendo alianzas que luego veremos madurar en entregas posteriores (o anteriores, cinematográficamente hablando, como decía Deadpool, la línea temporal es un poco confusa).

La única que consigue mantener (y aumentar) su nivel de protagonismo es Mística, cuyo cambio a protagonista principal está bien introducido (recurriendo a la entrega anterior), sin dejar del todo de lado al resto de personajes, y gracias a que Jennifer Lawrence sabe hacer un buen trabajo como personaje principal.

La escena que tiene QuickSilver para lucirse es menos impactante que la de X-men: Días del futuro pasado (principalmente por lo novedosa que fue), pero es igualmente impresionante y memorable, es un personaje que merecía más tiempo en pantalla desde la anterior película y ahora lo ha conseguido.

A pesar de que Sophie Turner está correcta interpretando a la versión joven de Jean Grey, no podemos dejar de echar de menos a Famke Jennsen, porque nadie como ella representó a Jean Grey (también conocida como Fénix) en la trilogía original.

El único y mayor problema que tiene esta secuela es que su villano particular (conocido tanto por el nombre de Apocalipsis como por el de En Sabah Nur), excepto resucitar, reclutar a sus particulares cuarto jinetes y "construir" una enorme pirámide, realmente "no hace nada", simplemente se coloca en lo alto de una montaña para ver cómo el mundo se destruye, el maquiavélico plan de asesinar a toda la humanidad y a los mutantes ni siquiera se ve reflejado en pantalla.

La banda sonora instrumental está compuesta de nuevo por John Ottman y vuelve a tener un papel importante, pero el compositor ha llegado a un punto en el que la partitura se hace indistinguible entre entregas y es fácilmente intercambiable, algo similar a lo que sucede con la fotografía, la cual, aunque ayuda a dar consistencia y continuidad a la franquicia, no aporta personalidad distintiva a esta secuela. En el lado opuesto, están peluquería y vestuario, que vuelven a destacar por la representación característica de los años ochenta en los peinados cardados y los modelos más llamativos de la década más añorada de la historia actual.

X-men: Apocalipsis es una película correcta, que gustará a los seguidores de las adaptaciones al cine de los mutantes de Marvel y puede que deje indiferentes a los que quieran extraer algo más que un mero entretenimiento de más de dos horas. Obviamente, después de los (interminables) créditos, hay una escena final donde queda patente que la franquicia sigue adelante, porque el Apocalipsis no es el final.

votar

2 comentarios:

Antonio dijo...

Buena crítica. Sin duda, esta tercera entrega, es la peor de las tres. Se ha echado en falta un buen guión. Dos horas y media deberían dar para contar mucho, cosa que no ocurre. Aún así no es mala, entretiene, y lo mejor es volver a encontrarse a Stan Lee y la escena postcréditos.

Willie C. dijo...

a mi me ha gustado aunque creo que no va a ser la mejor del tipo de este año. Ahora a esperar a agosto y "Suicide Squad"

 
Directorio de Blogs de cine Mi Ping en TotalPing.comdirectorio de blogsdirectorio y promoción de blogs