domingo, 1 de mayo de 2016

Crítica de 'Capitán América: Civil War': Un film de superhéroes para adultos y jóvenes es posible

Las críticas de Carlos Cuesta: Capitán América: Civil War



Capitán América: Civil War es lo que cabría esperar de ella, sin asombros mayúsculos ni decepciones dolorosas; una historia de acción protagonizada por personajes con poderes extraordinarios separados en dos bandos. Los héroes quedan divididos, tras un incidente con muertes civiles, entre los que creen que sus actos potencialmente destructivos deben someterse a la ley y los que piensan que su fuerza y su ética están por encima de las decisiones de los gobiernos y de sus intereses. En torno a este dilema, la Marvel despliega el carisma de algunos de sus superhéroes más emblemáticos en una película divertida, graciosa, capaz de arrojar reflexiones interesantes y momentos de dramatismo sin comparación en la saga de los Vengadores. Tarde entretenida en el cine y sigamos con nuestras vidas.

Anthony y Joe Russo dan continuidad a un estilo particular que ya pudimos disfrutar en Capitán América: El Soldado de Invierno, donde los héroes del cómic se volvían artífices de una especie de thriller político. Esta decisión estética y argumental, a mi parecer acertada, ofrece en esta ocasión un producto de calidad e intensidad desigual al excederse en secuencias cómicas un tanto absurdas, lo que no impide que algunas de las bromas de esta película resultan agradables y oportunas. La producción no duda en sacrificar dramatismo y valor narrativo para complacer a todos sus públicos, lo que da lugar a un film no del todo compacto. Sin embargo, pese a esta sensación agridulce, esta guerra civil puede ocuparnos bastante bien la tarde tanto si somos adolescentes sin ganas de replantearnos la existencia como si formamos parte de un público adulto capaz de rebajar sus exigencias, dispuesto a disfrutar de una acción sin compromiso pero no del todo idiota.

Tratar de ir lejos en el análisis de esta película es perder el tiempo. En el fondo la historia no ofrece una desarrollada reflexión sobre política ni democracia, pero puede amenizar y entretener sin bochorno a las personas que están acostumbradas a este tipo de diálogos. Uno puede disfrutar esta aventura más o menos, pero en el fondo es un mero producto como una partida de bolos o una carrera del karting. A estas alturas la postura de Marvel en ese sentido es casi honesta, porque no pretende ser otra cosa, aunque empieza a ser un tanto abusiva la cantidad de títulos diferentes que hay que ver para poder seguir la trama o conocer a sus personajes.

En ese sentido, los planes comerciales de la franquicia se ponen en escena sin ningún tipo de decoro ni vergüenza, haciendo de algunas secuencias del film un tráiler de alguna otra producción aparte, en un desfile interminable de disfraces con capucha. Al menos las presentaciones de nuevos héroes no alcanzan el ridículo de otra película de superhéroes más bien reciente de cuyo nombre no quiero acordarme, pero del que me acuerdo.

El guión (Cristopher Markus y Stephen McFeely) no es un tratado de ciencias políticas ni lo ha escrito Saramago, pero si descontamos ciertas infantiladas, en él encontramos bastante contenido, diálogos de cierta enjundia y un clímax digno de tal nombre. Ya es más que lo que puede decir Batman v Superman, porque aquí los aliados convertidos en enemigos tienen razones para pelearse expresadas de forma coherente y el conflicto no se termina por el hecho de que las madres de los protagonistas se llamen igual. Esto está lejos de ser una cuestión de fidelidad a Marvel o DC. La compañía que quiere vender sus películas de superhéroes como un profundo esfuerzo de dramaturgia queda en evidencia ante una productora que supuestamente engendra productos infantiles pero que es capaz de abordar el mismo tema con mucha más solvencia, claridad, profundidad y calidad; a la larga las dos se forran, pero hay formas más y menos dignas de hacerlo.

En esta nueva entrega del Capitán América el apartado visual está bien conseguido aunque el 3D vuelva confusas e incluso molestas algunas escenas de acción no del todo limpias. La banda sonora pasa más o menos desapercibida pero eso hasta cierto punto puede ser bueno y las interpretaciones, sin ser bárbaras, arman a los personajes y nos trasladan sus intenciones y sus ideas. La historia va más allá de la dicotomía de buenos y malos; cada bando plantea su verdad y la defiende hasta el extremo, hasta el punto de que todos tienen razón y todos están equivocados. El montaje no tiene nada de sorprendente pero es correcto, con una narración clásica de planteamiento, nudo y desenlace sin filigrana alguna al margen de un giro argumental que merece un aplauso y que por supuesto no voy a desvelar. 

Y que quieren que les diga. Si les gustó Los Vengadores o El Soldado de Invierno, vayan a ver ésta y disfrútenla porque es una mezcla de ambas. Si la Marvel/Disney les parece infantil y ridícula, pues guarden su dinero. Si les gustan las películas de acción basada en cómics y cierto humor, sí; si lo que necesitan es ver a sus héroes enfrentados a verdaderos dilemas morales, pues también sí, porque oigan, Capitán América: Civil War plantea el mismo conflicto que Batman v Superman, también con muchas incoherencias y cabos sueltos, pero de forma correcta. Y aunque yo sigo a lo mío, tanto superhéroe y tanta mandanga ya me está empezado a salir por el cogote.

votar

5 comentarios:

Vzqz dijo...

Bueno, a m la película me gustó bastante sobre todo en su primera mitad. Luego ya todo eran fuegos artificiales multiplicado por diez, le sobraban veinte minutos.
Aún con sus fallos Batman V Superman la disfruté mucho más, por tener menos aspecto de pastiche infográfico con superhombres a tutiplén metidos con calzador, como Spiderman o Ant-Man en aquella escena de lucha.

Aquel conflicto entre los dos supertipos de DC no terminó porque sus madres se llamaran igual, por cierto. El detalle del nombre y la confusión reveló el motivo de porqué uno atacó a otro, tan simple.

Carlos Cuesta dijo...

Gracias por tu comentario. Si te pareció forzado cómo han presentado a Spiderman, lo de Wonderwoman y lo de Aquaman te ha tenido que parecer fantástico. La cuestión de las madres... yo no tengo la culpa de que el montaje sea tan malo, pero he preguntando aquí y allí y no soy el único que tiene la sensación de que paran de partirse la cara por ese motivo.

Javier dijo...

Una vez vista, bastante de acuerdo con Carlos.

Nestor Diego Maldonado Villarroel dijo...

Tb disfruté más Batman v Superman... sin embargo esta también me gustó mucho... me llama la atención la fuerte crítica a la anterior y la falta de la misma a esta... recuerdo que en la otra de mencionaba el lo innecesario del poderío gringo en el entierro a Superman... pero aquí no dicen nada de los chicos de Brooklyn y de queens (c. América y Spiderman)... como dije... la película me gustó pero tenía bastantes incongruencias desde mi punto de vista... de entrada no se porque se llamó "Civil War" ya que el argumento estaba muy alejado a eso... luego los motivos de cada bando rebuscados y contradictorios a películas similares... casi Iron Man 2. Lo mejor son duda de esta película las apariciones de Spiderman y Antman, por el lado de los superhéroes (que prácticamente salvaron la película del fiasco) y de Zemo el mejor villano hasta el momento, Esperemos que no lo maten a la primera como suelen hacer con villanos que pueden ser más explotados...

Carlos Cuesta dijo...

Estoy de acuerdo contigo en que Civil War tiene incoherencias, pero es algo que he dicho en esta crítica. La crítica de Batman v Superman fue mucho más fuerte porque me gustó mucho menos y en mi opinión estaba mucho peor hecha. A lo del nombre, se llama Civil War como el cómic y queda bastante claro que se trata de una guerra interna entre superhéroes, sin más. Gracias por tu comentario.

 
Directorio de Blogs de cine Mi Ping en TotalPing.comdirectorio de blogsdirectorio y promoción de blogs