jueves, 18 de febrero de 2016

Crítica de '¡Ave, César!': Locura antes que estructura

Las críticas de Cristina Pamplona "CrisKittyCris": ¡Ave, César!

Crítica de ¡Ave, César!: Locura antes que estructura

Diez años...Diez años llevan los hermanos Coen deseando dar forma a ¡Ave, César!. Diez años son muchos años para dejar algo al azar. Un elenco prometedor en un guión que parodia el Hollywood de la edad de oro es comenzar con buen pie y, no obstante, Ethan y Joel Coen tropiezan en su nueva comedia que se queda como un título menor en su filmografía con un par de escenas simpáticas.

El guión de los Coen lanza distintos hilos argumentales que confluyen en un día en la vida del productor ejecutivo de Capital Pictures, Eddie Mannix, y que nos lleva a las entrañas de un gran estudio de Hollywood en uno de los momentos más prolíferos de la fábrica de sueños. Entre musicales, westerns y películas épicas, Mannix ha de resolver los continuos escándalos que amenazan a sus estrellas y con ellas a la reputación del estudio. La estrella masculina más grande del momento, Baird Whitlock, es secuestrada por un grupo de guionistas comunistas durante el rodaje de un peplum al más puro estilo Quo Vadis. La actriz DeeAnna Moran ha de encontrar un marido antes de que la prensa averigüe que está embarazada. Hobie Doyle es un actor mediocre metido con calzador en una película “seria”. El día de Mannix se complica ante la presencia de las periodistas gemelas Thora y Thessaly Thacker, y para colmo está intentando dejar de fumar.

Después de Un hombre serio e Inside Llewyn Davis, ¡Ave, César! es un regreso a la comedia para los hermanos Coen. La película tiene la firma de sus directores: malentendidos, secuestros y situaciones que se van complicando entre diálogos ingeniosos. Sin embargo, el hilo narrativo se vuelve demasiado tenue por la desconexión entre historias, y hace que los personajes sencillamente desfilen ante la cámara sin coherencia alguna. Aunque la película incluye algunos momentos deliciosos como el baile de sirenas protagonizado por Scarlet Johanson o la escena musical de Channing Tatum, ¡Ave, César! tiene defectos obvios. El escenario parece caótico y en ocasiones incompleto y el destino de algunos personajes se abandona definitivamente a mitad de película. Se intenta dar la idea de película coral, pero los realizadores han elegido la locura en lugar de la estructura, y como resultado tenemos un batiburrillo de caras conocidas.

A su favor he de reconocer que la atmósfera del Hollywood de la edad de oro se retrata con grandeza y fidelidad gracias al trabajo de fotografía de Roger Deakins que se deleita especialmente en los dos números musicales, y el vestuario creado por Mary Zophres nace de un trabajo de investigación, no solo de la época en general sino de las grandes producciones de MGM.

De su elenco de actores principales, merece la pena destacar a Josh Brolin en el papel de Eddie Manix, el único personaje que existió realmente, pero que está lejos de ser el poderoso y malintencionado productor de la MGM que ya interpretó Bob Hoskins en Hollywoodland. También Alden Ehrenreich es de lo más destacado en el reparto en el papel de Hobie Doyle, y se reserva las escenas más divertidas de la película. La presencia de Scarlett Johansson y Channing Tatum, a pesar de lo que parece en el tráiler, es poco más que anecdótica. En cuanto a George Clooney, aunque divertido, está en exceso sobreactuado.

El brillante reparto no se detiene allí: Christopher Lambert, Ralph Fiennes, Tilda Swinton... Pero se nos concede tan poco de cada uno que termina siendo decepcionante. Hubiese sido preferible desarrollar un poco más en detalle a un par de personajes para evitar la insatisfacción que produce la escasa presencia de otros (Frances McDormand, Jonah Hill, etc).

La intriga poco atractiva en una atmósfera desordenada, desmerece el jugoso reparto y el resultado hace de ¡Ave, César! Un simple boceto de lo que pudo ser.

votar

2 comentarios:

JMCMInformatica dijo...

Sinceramente, son los hermanos Coen, y decir eso es decir locura y genialidad. A veces hay que sacrificar cosas (estructura, lógica) para obtener entretenimiento. CONCURSO DEADPOOL

Willie C. dijo...

Para mí siguen sin superar lo que consiguieron con O´Brother. Aunque eso son palabras mayores claro

 
Directorio de Blogs de cine Mi Ping en TotalPing.comdirectorio de blogsdirectorio y promoción de blogs