jueves, 27 de octubre de 2011

56 SEMINCI. Sección Oficial: 'Le Gamin au vélo' ('El niño de la bicicleta'), un toque alegre en el cine de los Dardenne

Las críticas de David Pérez "Davicine"Le Gamin au vélo (El niño de la bicicleta


Le Gamin au vélo (El niño de la bicicleta) es la película de los hermanos Jean-Pierre y Luc Dardenne que se acerca más al público en general, y sirve de reencuentro con algunos de sus antiguos seguidores que dejaron pasar sus últimas películas.

El cine de los hermanos Dardenne podríamos decir que adolece de repetitivo, lo cual no es necesariamente una crítica negativa, y esta película marca un leve pero crucial cambio en la tendencia. Aquí aparece una historia fundamentalmente dramática, con una ligereza que las películas anteriores carecían. Tenemos la crítica social habitual en su cine, pero también una interpretación de un cuento de hadas en la historia del pequeño Cyril.

En esta película conocemos a Cyril, quien con casi 12 años tiene la intención de encontrar al padre que le dejó temporalmente en un hogar infantil de acogida. Por casualidad, conoce a Samantha, que tiene una peluquería. Ella accede a darle cobijo los fines de semana. Cyril no quiere reconocer el amor que Samantha siente por él, un amor que el niño necesita desesperadamente para calmar su rabia.

Sin ningún tipo de prólogo, la primera escena es esencial, en la que un joven se niega a dejar el teléfono, pues se niega a escuchar que el número que ha solicitado ya no está asignado. Cautivadora desde su inicio, la última película de los hermanos Dardenne se desarrolla de forma fluida y precisa.

La bicicleta sirve de catalizador al joven Cyril para seguir adelante, quien se resiste a aceptar que su padre ha vendido su bicicleta, y se centra en encontrar tanto a la bicicleta como al padre que le ha abandonado. Debido a esto, Samantha encontró al niño y decide convertirse en su tutora. Una vez aparece el catalizador, la bicicleta, sirve al niño de prueba indiscutible de que ahora está sólo, siendo la bicicleta el último vestigio de la vida familiar. Por eso, ante todo, la protege ante robos y percances, dispuesto a luchar para mantener su precioso recuerdo.

A pesar de la oscuridad del escenario, idéntico al de las películas anteriores, la película se muestra de una forma más fluida, debido a su rodaje en los meses de verano, y el uso de una partitura musical (discreta, por supuesto), que reduce la aparición del cine verité de obras anteriores.

Destaca la interpretación del papel del joven Thomas Doret en el papel de Cyril, sencillamente excepcional. Muestra determinación en su carácter, una rabia impresionante y una obstinación sin precedente. Ante tanta injusticia en su contra no muestra ningun gesto nervioso de desesperación. El otro rol protagonista, Samantha, interpretado por Cécile de France, es inicialmente confuso, pues no aclaran los motivos por los que es tan generosa, acoge a un chico conflictivo y abandona cualquier rastro de vida pasada para volcarse en él. Ahora bien, la actriz siempre dota a sus personajes de una credibilidad innata que no necesita de presentación.

Luc y Jean-Pierre Dardenne parecen haber alcanzado una serenidad, a pesar de la oposición con la neurosis de sus personajes recurrentes. Parece que en algún momento se decantan por intentar dar una lección moralista, como la condena hipócrita de una burguesía dispuesta a mentir sobre una muerte causada por esta gente, pero es algo trivial, ya que prevalece un sentimiento mágico de realidad para lo que no hay solución definida. No hay necesidad de ver el mal en todas partes, y está claro que uno puede ser feliz incluso en una película de los hermanos Dardenne. Eso sí, el final no es exactamente un final feliz, pero es más edificante que lo que hemos visto en gran parte de la obra de los hermanos, y nos deja con un mensaje impactante sobre el ciclo de la venganza.

votar

 
Directorio de Blogs de cine Mi Ping en TotalPing.comdirectorio de blogsdirectorio y promoción de blogs